Que pasa si

¿Qué porcentaje de mi sueldo cotizo para el Seguro de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales?

Todos los trabajadores/as dependientes, sin importar la temporalidad del contrato, tienen este seguro. Los trabajadores no cotizan, pues el aporte respectivo es financiado por el empleador y asciende al 0,93% del sueldo imponible del trabajador. De dicha fracción, un 0,03% se destina al financiamiento de la Ley Sanna, que permite a los padres y madres ausentarse del trabajo en caso de tener un hijo que padece una enfermedad grave. La ley, además, entrega un subsidio que reemplaza total o parcialmente la remuneración o renta mensual.

En el caso de los trabajadores/as independientes que emiten boletas de honorarios, la cotización es financiada por el propio trabajador, pago que se realiza anualmente en la Operación Renta, con cargo a la retención del 10% del monto de las boletas que efectúa el Servicio de Impuestos Internos (SII).

Existe también una cotización adicional diferenciada que se determina en función de la siniestralidad y el riesgo de la actividad económica de la empresa. Esta puede llegar a calcularse hasta por el 3,4% del sueldo imponible del trabajador/a y también es financiada completamente por el empleador.

El seguro también cubre a estudiantes que ejecuten trabajos que generen ingresos para el plantel educacional y a dirigentes sindicales en cometidos gremiales.